ERIS

Desarrollando el pensamiento crítico y la tolerancia a la frustración a través del Gen Universal

Una iniciativa innovadora para fortalecer el aprendizaje y el bienestar emocional en el aula de las y los estudiantes.

En un esfuerzo por abordar las crecientes necesidades educativas y emocionales de los estudiantes, el Núcleo Milenio ERIS ha implementado el Proyecto Proyección al Medio Externo (PME) a través del programa Gen Universal. Este proyecto, concebido a partir de la visión de la periodista Antonia Oviedo y liderado por la psicóloga Alejandra Cisterna, tiene como objetivo central el desarrollo del pensamiento crítico entre los estudiantes, fomentando la observación y aplicación del método científico tanto dentro como fuera del aula.

Según Antonia Oviedo, la idea inicial del PME surgió de la necesidad de abordar los altos niveles de frustración observados en los estudiantes durante los años de ejecución del programa Gen Universal. Oviedo comenta: “Hablando con los docentes llegamos a la conclusión de que esto tenía que ver con los años de pandemia, pero también con el poco conocimiento de autorregulación emocional que se tiene en nuestra sociedad. Saber enfrentar dificultades es fundamental para el desarrollo del método científico y las investigaciones en general, pero además son herramientas importantísimas para la cotidianidad”.

El enfoque del PME busca transformar a los estudiantes en personas integrales, no solo potenciando el método científico y el pensamiento crítico, sino también enseñándoles a enfrentar desafíos con determinación. Alejandra Cisterna destaca: “Creo que el PME afectará de forma positiva a los estudiantes, los cuales lograrán conectarse con ellos mismos y con sus compañeros, a través del reconocimiento de sus emociones, ideas, miedos, preocupaciones y expectativas, también a través de la búsqueda de estrategias que les ayuden a regular algunas emociones displacenteras, con el fin de mantener estados de ánimo y niveles de bienestar lo más óptimos posible, contribuyendo de manera consciente o inconsciente a nivel grupal con un clima favorecedor del aprendizaje. En palabras simples, no podemos dar lo mejor de nosotros si estamos preocupados, temerosos, o ansiosos, etc. el aprendizaje debe darse en un contexto tranquilo y motivador, donde no solo importa el contenido, sino también lo que pase a nivel individual, grupal o familiar, ya que dependiendo de eso los estudiantes podrán disponer su atención e interés por las clases”.

Sin embargo, la implementación del proyecto enfrenta desafíos únicos, especialmente al adaptarse a las necesidades cambiantes de los estudiantes durante la adolescencia. Oviedo señala: “están entrando a la adolescencia por lo que tenemos el desafío de seguir encantándolos y adaptándonos a sus intereses para mantenerlos cautivos. Este brazo del Gen Universal va un poco más allá de la ciencia y también hacer entender a niñas y niños, junto con los docentes que estas dos áreas se van complementando para hacer a personas integrales. No siempre es tan sencillo”.

Desde la perspectiva psicológica de Cisterna, el PME respalda la autorregulación emocional de los estudiantes, lo que contribuye a mejorar su tolerancia a la frustración. Ella destaca la importancia de enseñar habilidades socioemocionales como la perseverancia y la empatía, junto con el reconocimiento de la naturalidad del error.

“La autorregulación de los estudiantes ayuda al aprendizaje, y las habilidades de autorregulación se pueden enseñar. Por lo tanto, tanto como escuelas, y profesionales asociados al PME, somos los encargados de entrenar y potenciar tanto la autorregulación como otras habilidades para la vida de los estudiantes, como la perseverancia, empatía, la normalización del error, etc. habilidades socioemocionales que van de la mano con aumentar nuestra tolerancia a la frustración, siendo capaces de reconocer la naturalidad y cotidianidad con la que nos equivocamos, o lo constante que es que las cosas no ocurran como uno las prevee”. 

Cisterna también enfatiza el impacto positivo del PME en el bienestar emocional de los estudiantes, lo que se traduce en un mejor rendimiento académico. Según ella, al conectar con sus emociones y aprender estrategias de regulación, los estudiantes pueden crear un ambiente propicio para el aprendizaje.

Para crear un enfoque integral y efectivo, el PME incorpora diversas teorías y prácticas psicológicas, incluyendo la terapia narrativa, el modelo cognitivo conductual y el sistémico. Este enfoque holístico busca desarrollar habilidades emocionales y sociales dentro del contexto académico, promoviendo la empatía y la autorreflexión entre los estudiantes.

El Proyecto Proyección al Medio Externo (PME) del Núcleo Milenio ERIS, a través del programa Gen Universal, representa un enfoque innovador para desarrollar el pensamiento crítico y mejorar el bienestar emocional de los estudiantes en Chile. Con el compromiso de educadores y profesionales como Antonia Oviedo y Alejandra Cisterna, este proyecto aspira a crear una generación de personas integrales, capaces de enfrentar los desafíos del aprendizaje y la vida con determinación y resiliencia.

en_USEnglish